Rosario a San Antonio de Padua

En esta ocasión te traemos un artículo bastante útil para tu vida como cristiano católico, esta vez queremos enseñarte a rezar el Rosario de San Antonio de Padua, explicándotelo paso a paso para que te sea muy fácil aprenderlo en poco tiempo.

Cómo Rezar el Rosario a San Antonio

El rosario a San Antonio de Padua es un rosario donde el número de cuentas que posee, se encuentra directamente relacionado con el número de azotes que recibió nuestro Señor Jesús en la pasión, según  la Santa Tradición. así que realmente es un santo rosario bastante representativo de una parte muy importante de su vida aquí en la tierra.

Más específicamente, se trata de 39 cuentas, divididas en  13 grupos, cada uno formado por 3 cuentas, los cuales van acompañados  por un Padre Nuestro y una invocación en la primera cuenta, en la segunda un Ave María y se culmina con un gloria en la tercera de ellas. Es realmente muy fácil de realizar y con nuestra guía no demorarás nada en aprenderlo correctamente.

A continuación te enseñaremos cómo rezarlo paso a paso:

Señal de la Cruz y Acto de Contrición

Lo primero será iniciar con la parte primordial en cada rosario y esa es “La Señal de la Cruz” y su respectivo “Acto de Contrición”. Es importante recordar que no será necesario repetir estas dos oraciones: “Por la señal”… “Señor mío Jesucristo” si se agregan dentro de la novena como tal.

Oración Preparatoria

Al culminar con la Señal de la Cruz y el Acto, lo siguiente en la lista, es realizar esta oración preparatoria que te mostraremos a continuación, la cual haremos teniendo un corazón totalmente dispuesto, reverenciando y bendiciendo el nombre de nuestro Señor y el de la Santísima Madre, además, a través de esta oración también reconoceremos las virtudes de nuestro gran ejemplo como siervo de Dios; San Antonio de Padua, cuyo ejemplo debemos seguir aquí en la tierra.

oracion inicial para san antonio de padua

Las Trece Invocaciones

Ya finalizada la oración preparatoria tocará proseguir con las llamadas “trece invocaciones”, que representan otra parte fundamental de este Rosario a San Antonio, y en las cuales se resaltan en más profundidad las buenas obras y las virtudes de San Antonio, un gran siervo de nuestro Señor Padre. Al realizarlas estaremos reconociendo e invocando hacia nuestras vidas de manera positiva, los trece frutos que este siervo puso por obra al estar en la tierra.

Estos son; Fe, Esperanza, Caridad, Mansedumbre y Humildad, Castidad, Penitencia, Obediencia, Paciencia, Oración, Justicia, Templanza, Pobreza y Constancia. Es necesario que las reflejemos como buenos católicos, seguidores de Jesús, así como lo fue San Antonio Padua.

A continuación te dejamos con las Trece invocaciones para que las recites en el momento de terminar la oración preparatoria. No olvides que debes finalizar cada una con el “Ruega por nosotros, Padre Nuestro, Ave María y Gloria.”

Las Tres Avemarías

Después  de culminar las invocaciones llega el momento de realizar las “Tres Avemarías”, cada una acompañada de una breve frase que va antes de iniciarla, las cuales están relacionadas con todo lo que fue el proceso de parto, que tuvo la Santísima Madre para dar a luz a Nuestro Señor Jesucristo:

  1. Virgen purísima antes del parto, ruega por nosotros”. Ave María.
  2. “Virgen purísima en el Parto, ruega por nosotros”. Ave María.
  3. “Virgen purísima después del parto, ruega por nosotros”. Ave María.

Responsorio de San Antonio

Lo siguiente será rezar el responsorio de San Antonio u oración de San Antonio, en el caso de que no esté siguiendo la novena. Es conveniente contar con la medalla del Santo para tomarla en la mano, y de esta manera concluir el rosario.

reponsorio de san antonio de padua

Letanías de San Antonio

En este rosario de San Antonio no es indispensable rezar las letanías, de hecho puedes saltarlas e ir directamente a la oración final, sin embargo, es recomendable hacerlo para que la experiencia sea aún más completa. Además de que las letanías siempre representan una buena oportunidad para rogarle al Padre por el perdón de nuestros pecados, los cuales cometemos a diarios, ya que somos humanos y es inevitable tropezar.

No solo eso, sino que también le pedimos respaldo con nuestras peticiones a la Santa Madre María y a nuestro gran ejemplo San Antonio de Padua, por lo tanto lo mejor será rezarlas antes de pasar a la oración final, con la cual culminaremos este rosario.

Oración final

Lo último es realizar esta breve oración final, con la cual le pedimos a Nuestro Señor Padre que permita que la Iglesia sea llenada de alegría y gozo a través de la intercesión de su Siervo San Antonio de Padua. Logrando de esta manera protección divina para cada uno de sus hijos y siervos, que cumplen con sus estatutos y mandamientos, como símbolo de obediencia y amor a su nombre.

rosario a san antonio oracion final
Ayúdanos a compartirlo en las redes:

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.